Web del
Doctor José Perea

Motilidad Ocular  y  Estrabismos
Investigación y Docencia

maniobra de Bielschowsky

Buscar Términos dentro del Diccionaro (puedes emplear expresiones regulares)
Empieza por Contiene la palabra Término ExtacoSuena como
Todos A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Término Definición
maniobra de Bielschowsky

Prueba útil para confirmar la paresia del oblicuo mayor, permitiendo hacer diagnóstico diferencial con la parálisis del recto superior contralateral. El paciente con la cabeza recta, ojos abiertos y en PPM, fija un objeto o punto luminoso situado a 5 metros. Seguidamente, el explorador toma con las dos manos la cabeza y mentón, inclinándola hacia uno y otro hombro. Si al inclinar la cabeza hacia uno de ellos se observa que el ojo de ese lado hace movimiento de elevación, confirmamos la paresia del oblicuo mayor de este ojo. Al inclinar la cabeza hacia el lado opuesto la prueba es negativa, observando que el ojo de este otro lado no se eleva.

Nos encontramos ante el análisis de los reflejos posturales. Concretamente ante el de torsión de los ojos, al inclinar la cabeza sobre un hombro por estímulo del sistema otolítico. Esta maniobra produce automáticamente un movimiento reflejo consistente en inciclotorsión del ojo de este lado y exciclotorsión del ojo del lado opuesto. La inciclotorsión es privativa del músculo recto superior y, de modo más importante, del oblicuo mayor, que si bien son sinérgicos en esta acción, son antagonistas en los movimientos verticales: el recto superior es elevador y el oblicuo mayor es depresor. De esta manera, al torsionar la cabeza sobre el hombro del lado correspondiente al oblicuo mayor afectado, éste no podrá contraerse debido a su parálisis, siendo el recto superior el único músculo capaz de intorsionar el ojo. Al mismo tiempo en esta contracción muscular se pone de relieve la otra función de los ojos, que es la vertical, de elevación o descenso. Como de estos dos músculos intorsionadores, el único con posibilidad de trabajar es el recto superior, en razón de la parálisis del oblicuo mayor, saldrá a escena su segunda función: la elevación del ojo, que no podrá ser contrarrestada por el descenso que tendría que provocar su antagonista, el oblicuo mayor, al estar paralizado.

Locke en 1968 y emitió la otra hipótesis,  de que el test de Bieschowsky es consecuencia de la hiperacción del antagonista homolateral del oblicuo superior, el músculo oblicuo inferior, que se expresa por el efecto vertical elevador.

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates