Web del
Doctor José Perea

Motilidad Ocular  y  Estrabismos
Investigación y Docencia

Diccionario enciclopédico

Buscar Términos dentro del Diccionaro (puedes emplear expresiones regulares)
Empieza por Contiene la palabra Término ExtacoSuena como
Todos A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Término Definición
tambor optocinético

Ideado por Barany en 1906. Cilindro de 30 cm de altura y 22 cm de diámetro, que lleva dibujadas en su forro externo bandas negras y blancas de 2 a 3 cm de ancho, paralelas entre sí. Se utiliza en exploración del nistagmo optocinético. Para realizar la prueba se sitúa al paciente a 50 cm y se rota el tambor a velocidad entre 100 y 140 grados/segundo. El estudio se hace en binocular y monocular. El giro del cilindro se practica hacia la derecha, izquierda, arriba y abajo. La duración de la prueba debe ser breve (15 segundos). El giro del cilindro a determinada velocidad es desencadenante del nistagmo optocinético. En la actualidad el tambor de Barany ha sido sustituido por procedimientos de registro asistidos por informática.

técnica con asas

Descrita por Alfred Bielschowsky en 1907, es un procedimiento quirúrgico utilizado en el recto superior. Tras desinsertar el músculo, en vez de fijarlo a la esclera se mantiene en posición de recesión programada mediante dos asas de sutura, que se anudan y suspenden en la inserción escleral primitiva pretendiendo retroinsertar el músculo más allá de los límites clásicamente convenidos. También se emplea para facilitar la retroinserción en escleras frágiles y delgadas.

técnica de Apt

Técnica de debilitamiento del oblicuo inferior descrita por este autor en 1978. En esta técnica la cuantificación de la retroinserción del músculo no se toma como referencia al recto lateral, como hace Walter Fink (1951) con su marcador para los debilitamientos de 8,0 mm, sino al músculo recto inferior.

Procede del siguiente modo:

  • Retroinserción de 8,0 mm: 4,0 mm posterior contado a partir del extremo anterolateral de la inserción.
  • Retroinserción de 10 mm: 4,0 mm posterior contado a partir del extremo anterolateral de la inserciónescleral del recto inferior y 2,4 mm temporal y perpendicular a su borde.escleral del recto inferior y 4,4 mm temporal y perpendicular a su borde.
  • Retroinserción de 11 mm: 4,0 mm posterior contado a partir del extremo anterolateral de la inserción escleral del recto inferior y 1,4 mm temporal y perpendicular a su borde.
  • Retroinserción de 12 mm: 4,0 mm posterior contado a partir del extremo anterolateral de la inserción escleral del recto inferior y 0,4 mm temporal y perpendicular a su borde.
técnica de Berens y Girard

Descrita por estos autores en 1950 es similar a la de Hummelsheim, transponiendo la mitad externa de los rectos verticales, con la particularidad de que la mitad interna en vez de dejarla en su lugar original es desplazada en la inserción situándola en su mitad externa.

técnica de Fink

Técnica quirúrgica de debilitamiento del oblicuo inferior descrita por este autor en 1951. El autor practica la retroinserción muscular con un sencillo marcador (marcador de Fink). Ligero instrumento, con dos pequeñas ramas de 6,0 mm formando ángulo recto, cuyo interés radica en poder saber el lugar de fijación a la esclera del extremo anterior del músculo desinsertado. Así consigue una retroinserción de 8,0 mm, de acuerdo a los valores anatómicos y de relación estudiados por el autor.Colocando la terminación de una de las ramas en el extremo inferior de la inserción delrecto lateral, se dirige la otra, que forma ángulo recto con la primera, hacia atrás paralela al borde inferior del recto lateral, señalando este punto con violeta de genciana. Este sitio marcado debería corresponder a una retroinserción de 8,0 mm del ángulo anterior del extremo distal del músculo. El ángulo posterior lo fijaremos a la esclera 7,0-8,0mm más hacia atrás, teniendo en esta maniobra mucho cuidado con la vena vorticosa infero-externa, que se halla normalmente a 4,0 mm del borde lateral del recto inferior. Después de esto, y teniendo en cuenta las variaciones fisiológicas que pueden existir tanto en la inserción escleral del oblicuo inferior como en la referencia que toma Walter Fink para hacer el debilitamiento, cual es el extremo inferior de la inserción del recto lateral, que provocaría variación de sus 8,0 mm, se puede hacer mayor o menor cirugía si seguimos la trayectoria muscular de acuerdo a la hiperfunción que tratamos de corregir. La máxima retroinserción la va a determinar el borde temporal del recto inferior.

técnica de Hummelsheim

Técnica de transposición muscular descrita en 1907 mediante la cual se llevan las dos mitades extremas de los rectos verticales, superior e inferior, hacia afuera para fijarlas en los extremos del tendón del recto lateral.

técnica de Jensen

Procedimiento quirúrgico descrito por Jensen en 1964, que divide por la mitad a los tres músculos vecinos interesados. Por ejemplo, en la parálisis del VI par hay que trabajar sobre los dos rectos verticales y el recto lateral. Para ello, se abre el vientre de los tres músculos desde la inserción escleral hasta una distancia aproximada de 13 mm (ecuador). A este nivel reúne, por medio de sutura no reabsorbible, la mitad externa del recto superior con la mitad superior del recto lateral, y la mitad externa del recto inferior con la mitad inferior del recto lateral. El anudado no debe quedar muy prieto para evitar lesionar el músculo y no vulnerar la vascularización.

técnica de Kaufmann

Técnica quirúrgica que se utiliza en la retroinserción del recto superior. Consiste en maniobrar el músculo de manera que el tendón reflejo del oblicuo superior quede por encima del recto superior. Para ello, una vez desinsertado el recto superior se pasa por debajo del oblicuo, para, seguidamente, retroinsertarlo a la distancia deseada.

técnica de O ́Connor

Modificación quirúrgica de la técnica de Hummelsheim, mediante la que se llevan las dos mitades internas de los rectos verticales hacia el recto lateral. Para ello, una vez desinsertadas las dos lengüetas nasales, se pasan por debajo de las dos mitades temporales fijándolas en los extremos superior e inferior del tendón del recto lateral.

técnica de suplencia
temblores oculares voluntarios

Pequeños movimientos sacádicos muy rápidos, autoprovocados, que se pueden percibir subjetivamente.

tendón de Zinn

Formación fibrosa, gruesa y corta, de color blanco nacarada, situada en el fondo de la órbita e insertada en el borde interno de la hendidura esfenoidal, a nivel del tubérculo infraóptico. Pequeña eminencia que queda inmediatamente por debajo del agujero óptico. En el tendón de Zinn tienen su origen los cuatro músculos rectos, el oblicuo superior y el elevador del párpado.

Henri Rouvière (1926) describió el tendón de Zinn de esta forma: “... desde su origen, se dirige hacia adelanteensanchándose y se divide muy pronto en cuatro cintillas muy delgadas que se irradian y forman cuatro intersecciones tendinosas, que separan en su origen a los cuatro músculos rectos. De estas cuatro bandas tendinosas que se abren divergentes, nacen, en el espacio entre cada dos, los cuatro músculos rectos”.

  • Entre la superointerna y superoexterna: el recto superior
  • Entre la superointerna e inferointerna: el recto medio.
  • Entre la inferointerna e inferoexterna: el recto inferior.
  • Entre la superoexterna e inferoexterna: el recto lateral.

Entre el recto superior y el recto medio, tiene su origen el músculo oblicuo superior. El elevador del párpado, sexto músculo con inicio en el vértice orbitario, arranca del fondo de la órbita inmediatamente por encima del recto superior.

La banda fibrosa superoexterna del tendón de Zinn se encuentra perforada por una abertura de forma oval de unos 5,0 mm de diámetro, que es el anillo de Zinn. Le atraviesa las ramas superior e inferior del III par, el VI, la vena oftálmica media, el nervio nasal o nasociliar y la raíz simpática del ganglio oftálmico.

Por fuera del anillo de Zinn, por la parte más estrecha de la hendidura esfenoidal, entran en la órbita los nervios lagrimal y frontal, el IV par craneal, las venas oftálmicas superior e inferior, y ramas de la arteria meníngea media.La banda fibrosa superointerna del tendón de Zinn, también está perforada por un orificio de unos 4,0 mm de diámetro, el agujero óptico, atravesado por el nervio óptico y la arteria oftálmica.

tenectomía

Técnica de debilitamiento muscular, no controlado, consistente en la resección de la totalidad o parte del tendón de un músculo. Esta intervención se emplea prioritariamente en debilitamientos del oblicuo inferior.

tenotomía

Técnica de debilitamiento muscular, no controlado, consistente en la sección del tendón muscular a nivel de la inserción escleral. Su efecto es imprevisible y solo aplicable en casos en los que no es posible otra técnica menos agresiva. Así ocurre, a veces, en la fibrosis del recto inferior. 

teoría dinámica de la estereopsis (Brucke, 1841)

Define la influencia de los movimientos oculares en la percepción de la visión estereoscópica. “Es necesario mover de forma sucesiva los ojos, recorriendo con la mirada los diferentes puntos del objeto considerado, para tener percepción de relieve”.

teoría proyectiva

“Las imágenes retinianas llegadas a nuestro cerebro estarían localizadas en el espacio según una línea que iría desde los campos receptores de ambas membranas nerviosas al exterior pasando por el punto nodal del ojo. Así concebido, cualquier objeto sería visto en el lugar donde ambos ejes proyectivos convergen, que en el individuo normal estaría en coincidencia con los ejes de dirección”.

test cinético del “signo del stop” de Corcelle

Prueba de versión. Ocluido el ojo dominante con pantalla translúcida, con el otro hacemos fijar un test situado de frente. Comenzamos a desplazarlo nasalmente (hacia adentro), situación que debe dar lugar a movimiento conjugado del ojo ocluido hacia la abducción, cumpliendo la Ley de Hering. Sin embargo, puede ocurrir que durante cierto tiempo el ojo ocluido se quede como frenado (en “stop”), hasta el instante en el que de forma violenta, como si hubiera “desbloqueo”, hace un brusco giro hacia la abducción, dando lugar a aparición de movimientos nistágmicos.

test cinético infrarrojo (José Perea, 2003)

Procedimiento de exploración a utilizar en video-oculografía con el VOG Perea, aprovechando la iluminación bi-ocular con radiación infrarroja. El amplio cristal dicroico (transparente) situado frente a los ojos del paciente, y orientado a 45o, permite la reflexión total de esta radiación. La cámara, colocada en la base del aparato, permitefilmar simultáneamente los movimientos de los dos ojos en la proximidad del infrarrojo (870 nm). Para asegurar esta iluminación hay dos LED infrarrojos que están colocadas cada una bajo sendos globos oculares.

Para el Test Cinético Infrarrojo se utiliza la anteposición a un ojo de un cristal rojo, color complementario al estímulo verde proyectado en la pantalla. De este modo, el ojo que porta el cristal rojo no ve el estímulo, y es como si estuviera ocluido, aunque sus desplazamientos son captados perfectamente por la cámara, al trabajar el equipo en la proximidad del infrarrojo. El otro ojo, que ve el estímulo verde, puede seguir los movimientos proyectados, que al aplicar la “ Ley de equivalencia motora” de Terrien-Quéré ”, sus desplazamientos han de ser congruentes y en perfecta correspondencia motora con los que realiza su homólogo con el cristal rojo antepuesto

La disociación sensorial producida por anteposición del cristal rojo puede utilizarse para estudio de muy variadas patologías. El “test cinético infrarrojo” es el procedimiento ideal para estudiar a un enfermo afectado de diplopía por paresia o parálisis, porque evita la confusión que sufre cuando se le explora viendo con los dos ojos destapados, en que a veces duda y cambia la fijación del estímulo por uno u otro ojo según la imagen diplópica que, arbitrariamente, opte o guste mirar. Así mismo, puede valorarse la desviación primaria y secundaria.

test cinético-prismático de Cüppers

Prueba de versión. Induciendo movimiento hacia la aducción al ojo dominante de un estrábico, anteponiéndole la barra de prismas de Berens, base temporal y de potencia creciente, puede comprobarse que el desplazamiento no es seguido en la versión por el otro ojo durante cierto tiempo, hasta llegado el momento en el que se produce un giro brusco de éste hacia la abducción, dando el aspecto de haberse “desbloqueado” algo.

test de adaptación prismática

Prueba ideada por Arthur Jampolsky en 1964 para determinar si existe correspondencia retiniana normal o anómala. Se basa en compensar o hipercorregir la desviación ocular mediante prismas, repartiendo la potencia prismática entre ambos ojos. En endotropía se colocan prismas compensadores con base temporal hasta inducir exotropía ligera (5-10 dioptrías prismáticas). A los 60 minutos se valora la respuesta. Puede ocurrir: 1) Que persista el efecto de hipercorrección; 2) Que haya desaparecido éste y el cover-test no detecte movimiento alguno, indicando estimulación bifoveal; 3) Que los ojos vuelvan a estar en endotropía (“comerse el prisma”). Los apartados 1 y 2 mostrarían CRN y, en principio, debe mantenerse el tratamiento. Al apartado 3 pertenecerían los casos de CRA, de mal pronóstico.

test de Amman

Test de comprobación de agudeza visual que permite diferenciar si la ambliopía es orgánica o funcional. Consiste en colocar un cristal ahumado de determinada densidad delante del ojo ambliope para detectar la visión. En el individuo normal disminuye, y en el que presenta lesión orgánica disminuirá más. Sin embargo, en la ambliopía funcional apenas se modifica e, incluso, aumenta.

test de Bicas

Prueba utilizada en el diagnóstico de paresias musculares. Se valora al cover-test con lentes prismáticas en las posiciones diagnósticas, fijando uno y otro ojo, manteniendo la cabeza inclinada hacia uno y otro lado.

test de Bielschowsky

Sinónimo de “test de las post-imágenes de Hering”.

test de Brückner

Prueba utilizada en la detección de anisometropías y en el diagnóstico de estrabismos de pequeño ángulo. Está basado en la diferencia del fulgor pupilar (rojo-anaranjado) existente entre ambos ojos cuando son iluminados coaxialmente con el oftalmoscopio a un metro de distancia. Si los ojos están centrados y no hay anisometropía importante, el reflejo del fondo ocular será simétrico en forma y color. Si hay microestrabismo o anisometropía, el ojo fijador y el menos amétrope se observará con la pupila más obscura o, dicho de otro modo, el ojo con mayor defecto o ligeramente desviado aparecerá con su reflejo más brillante que el del su homólogo.

test de cierre-apertura de los párpados (close-open)

Prueba que compara el ángulo de estrabismo sin fijación (ojos cerrados) con el que existe fijando y acomodando (ojos abiertos). Esta exploración debe hacerse mediante video-oculografía por su precisión, aparte de ser medible y registrada.

test de coincidencia

Prueba de estereopsis. Un lapicero portado por el enfermo debe tocar, haciendo coincidir su extremo, con otro lapicero que en vertical mantiene el médico que explora. O tan simple como pedir al paciente que con su dedo índice toque directamente, sin titubear, el nuestro que frente a él lo mantenemos en posición vertical. El entrenamiento altera el resultado, mejorando el cálculo.

test de Cüppers-Buchmann

Prueba que se utiliza para determinar el ángulo objetivo y subjetivo de un estrabismo. El paciente se sitúa frente a la cruz de Maddox a un metro de distancia. A continuación se proyecta una post-imagen foveal en el ojo desviado, si la fijación es central. Inmediatamente después, se antepone un cristal rojo muy obscuro ante el ojo director y se le pide que mire con este ojo la luz de la cruz de Maddox, prestando toda su atención en fijarla, que, por supuesto, la verá roja. En este momento, se le indica que diga en qué lugar de la cruz de Maddox ve la post-imagen, quedando precisado en este punto el ángulo objetivo o de desviación (bajo disociación máxima). Con la distancia a la que hemos colocado al enfermo respecto al punto luminoso de la cruz, la desviación de un centímetro corresponderá a una dioptría. Como el cristal rojo antepuesto al ojo dominante es muy obscuro, el enfermo con este ojo no ve otra cosa que la luz roja, ni tan siquiera la cruz de Maddox. De este modo, la luz roja que está fijando no puede relacionarla en el exterior con nada. Es decir, no puede realizar proyección espacial alguna. La proyección al exterior de esta luz tiene que realizarla con el punto del ojo desviado que esté en correspondencia con la fóvea del ojo dominante que fija la luz roja. Conclusión: El lugar ocupado por la post-imagen indica el ángulo objetivo; el punto donde se sitúa la luz roja marca el ángulo subjetivo.

test de disparidad de fijación

Prueba para determinar el minúsculo ángulo de desviación residual que existe en fisiología cuando el paciente está fusionando (disparidad de fijación). Para su determinación existen varios tests. Todos ellos presentan parte común asegurando la fusión, y otra dispar, que sirve para juzgar si la fusión es o no perfecta. Entre los más utilizados están:

  • Test de disparidad de Mallet. Presenta un estímulo para la fijación central. Consta de las letras “OXO” vistas por los dos ojos, y dos marcas verticales formadas con material polarizado, colocadas una por encima y otra por debajo del conjunto de letras, y vistas cada una de ellas por un ojo distinto a través de la gafa con filtros polarizados que sirve para su disociación. Se pide al paciente haga coincidir las dos marcas verticales sobre la “X”. Veremos falta de coincidencia si existe disparidad de fijación. A continuación, mediante prismas se determina el valor de dicha separación. El estudio puede hacerse de lejos y cerca.
  • Test de Robert A. Crone. Consiste en una escala visual iluminada vista por los dos ojos, que estimula la fusión. Presenta en el centro un recuadro con dos rayas verticales: una central fija y otra móvil, fabricadas en material polarizado, y separadas por una línea horizontal no polarizada, que es percibida por los dos ojos. El paciente, provisto de gafas polarizadas, con capacidad para ver con cada ojo una de las dos líneas, ha de desplazar la móvil y colocarla en prolongación coincidente con la otra. O sea, alineadas. Su separación queda registrada en minutos de arco en la parte lateral del aparato, indicando el valor de la disparidad de fijación.
  • Test de Jean Bernard Weiss. Test compuesto de: un cuadrado negro, pequeños puntos redondos blancos que aseguran la fusión pericentral, tres letras centrales (OXO) al igual que en el test de Mallet, y dos trazos verticales de diferente color (rojo y verde) situados por encima y por debajo de la X. El test, aconseja el autor situarlo de 3 a 5 metros. El paciente fija la X portando gafa rojo-verde. Con el cristal verde antepuesto al ojo derecho pueden darse tres situaciones: a) Que los dos trazos verticales aparezcan alineados, significando ausencia de disparidad. b) Que el trazo verde lo perciba a la izquierda del rojo (según la ve el paciente), indicando diplopía cruzada de exodisparidad. c) Que el trazo verde lo vea a la derecha del rojo, expresando diplopía homónima de endodisparidad.
test de ducción activa

Descrito por Scott en 1971. Prueba para determinar la existencia, o no, de limitación restrictiva, y además comprobar la fuerza muscular que hay en el efector que se está estudiando. Se invita al enfermo, primeramente, a mirar hacia el lado opuesto del correspondiente al de la dificultad del movimiento. A continuación, tras instilar dos gotas de anestesia tópica, el médico haciendo presa conjuntival sujeta con pinza el limbo corneal del lado de la limitación, y se le pide que de modo brusco dirija su mirada hacia esta posición. El explorador, subjetivamente, cataloga la fuerza y el tirón sentido en la mano que sujeta la pinza.

test de ducción pasiva

Descrito por Wolf en 1900. Prueba que tiene como objetivo determinar en la parálisis oculomotora si la deficiencia está justificada por alteración paralítica del músculo efector, cuya acción se corresponde con la dirección diagnóstica que estamos estudiando, o se trata, por el contrario, de limitación restrictiva mecánica. Tras instilar dos gotas de anestesia tópica, se toma la conjuntiva con una pinza haciendo presa en el limbo corneal en el lado opuesto al lugar en el que se encuentra limitado el movimiento. A continuación se intenta llevar el ojo hacia la dirección donde presenta la limitación paralítica del movimiento, procurando evitar presionar hacia el fondo de la órbita para no desvirtuar el resultado de la prueba. Si esta maniobra se hace sin dificultad, la conclusión es: paresia del músculo encargado de realizar el giro en esta dirección. Si al tratar de realizar este movimiento pasivo se aprecia dificultad o cierta resistencia, indicaría que en vez de parálisis lo que existe es freno restrictivo mecánico, que puede estar situado, y es el caso más frecuente, en el lado opuesto al lugar en el que intentamos dirigir el globo (“brida directa”), o en el mismo lado hacia donde imprimimos el movimiento con la pinza (“brida indirecta”). Las causas más frecuentes deestos procesos son: restricciones congénitas por fibrosis, restricciones cicatriciales postraumáticas o contracturas musculares por desviación ocular mantenida largo tiempo.

test de ducción pasiva por pasos

Prueba a realizar, después del test de ducción pasiva, practicado antes de iniciar la intervención. Consiste en repetir el test después de desbridar la conjuntiva-Tenon separándola del efector muscular y su entorno. Y otra vez más, tras el disecado y seccionado del músculo de su inserción en la esclerótica. Se trata de saber si la restricción está producida por la conjuntiva-Tenon o por el propio músculo, que es más habitual. Aunque hay casos en los que las adherencias limitadoras pueden situarse muy posterior y seguir actuando la limitación del movimiento a pesar de haber separado el músculo de su inserción escleral.

test de ducciones forzadas

Prueba de exploración cuyo objetivo es determinar si la deficiencia muscular está justificada por alteración paralítica del músculo efector, en la que su acción se corresponde con la dirección diagnóstica que estamos estudiando, o se trata, por el contrario, de limitación restrictiva por parte del antagonista homolateral, que en vez de relajarse en esta posición, de acuerdo a la Ley de Sherrington (Ley de la inervación recíproca monocular), hace fenómeno “brida” de sujeción, dificultando el movimiento. Las dos pruebas habitualmente empleadas son: Test de ducción pasiva de Wolf (1900) y Test de ducción activa de Scott (1971).

test de elongación muscular de Quéré (1977)

Descrito por Maurice Quéré en 1977. Prueba que tiene por finalidad investigar y determinar la participación e influencia de las alteraciones de las propiedades viscoelásticas de los músculos y fascias sobre el estrabismo. Durante el acto operatorio, una vez desinsertado y pasadas las suturas por el extremo del músculo, se procede a realizar el test. Para ello, en tanto el ayudante sujeta el ojo y lo mantiene en posición primaria de mirada, el cirujano tira de las dos suturas hacia la córnea, comprobando donde llega el borde del tendón, valorando así la elasticidad muscular. En el paciente normal se puede llevar el extremo distal del músculo hasta el centro de la córnea. En patología, podemos encontrar músculos enfermos por defecto y por exceso.

test de elongación muscular de Roth (1979)

Prueba de elongación muscular que para su realización precisa del miómetro de Rapp, pequeño instrumento que se comporta como un dinamómetro con resorte. Tras disecar el músculo se pasa el extremo del miómetro, que tiene forma de gancho de estrabismo, por debajo de la inserción escleral del músculo correspondiente, cogiéndolo como en la intervención normal. El ayudante mantiene inmóvil el ojo en posición primaria de mirada, cogiendo con la pinza un pellizco de la conjuntiva en la parte superior del limbo corneal a nivel de la vertical que pasa por su centro. 

El cirujano tracciona del músculo hacia el indicador hasta llegar a 50 g, que se percibe fácilmente en el instrumento, midiendo seguidamente el espacio recorrido en distancia con relación a la punta del indicador que mantiene el ayudante, para catalogar el músculo en normo, hiper o hipoextensible, de acuerdo a los valores obtenidos.

test de estereopsis

Prueba que investiga la menor disparidad de fijación binocular que puede percibirse. El individuo normal tiene como valor de estereopsis 10 a 30 segundos de arco.

test de fijación inversa

Test descrito por (Mattheus y Kommerell, 1996). Prueba de diagnóstico de la desviación horizontal disociada (DHD). Para tal fín hay que neutralizar la desviación del ojo no fijador con prismas, y seguidamente se ocluye este ojo. Si tal maniobra no da lugar a ningún tipo de movimiento en el ojo prismado indicaría que la desviación no es disociada. Si, por el contrario, se observa movimiento horizontal en el ojo ocluido, la desviación sería disociada.

test de Frisby

Prueba de estereopsis. Se compone de tres láminas de metacrilato transparentes de diferente espesor, con la particularidad de que cada una de ellas lleva impresa cuatro cuadros con figuras geométricas de distintos tamaños repartidas al azar. Tres de ellos se encuentran en una de sus superficies y el cuarto en la opuesta. El paciente, manteniendo la cabeza inmóvil y normal al test, tiene que decir cual de los discos se encuentra aislado en una de las caras. La diferencia de profundidad viene determinada por el espesor de la lámina, variando el valor de estereoagudeza de 600 a 20 segundos de arco según la lámina utilizada (diferentes en grosor) y la distancia de observación al test. Tiene la ventaja de no precisar gafas para hacer la valoración.

test de fuerzas generadas

Sinónimo de “Prueba de ducción activa”.

test de Giessen

Sinónimo de “Test de Buchmann-Cüppers”.

test de Hess-Lancaster

Prueba basada en el “principio de la confusión”. Cada ojo percibe un objeto distinto, con la particularidad de que el ojo derecho no tiene conocimiento del test que ve el ojo izquierdo, ni éste lo que está viendo su congénere. Se utiliza un test rojo-verde (los colores rojo y verde son complementarios). Para la exploración, en ambiente poco iluminado se sitúa al paciente a 0,80 m de la pantalla de Hess-Lancaster haciendo coincidir la altura de sus ojos con su centro, pidiéndole que durante la prueba mueva sólo los ojos y no la cabeza. El enfermo porta la gafa rojo-verde (convencionalmente ante el ojo derecho el cristal rojo), y toma con su mano la linterna verde. El explorador la roja. 

El médico proyecta la luz roja de su linterna sobre un punto de la pantalla, que comúnmente es el central, pidiendo al paciente que superponga sobre ella la luz verde de su linterna. En esta situación, la luz roja del médico es fijada por el ojo derecho del paciente (que lleva antepuesto el cristal rojo). Con este ojo el paciente ve solo la luz roja y no otra cosa. La situación espacial de la luz, es decir, su localización exterior tiene que hacerlo con el único medio de que dispone, que es su linterna verde vista con el ojo izquierdo. O sea, que el lugar exacto donde ve la luz roja proyectada por el médico, y que fija con su ojo derecho, tiene que determinarlo con la luz verde de su linterna, percibida con su ojo izquierdo, que proyectará sobre la pantalla de acuerdo a la dirección oculocéntrica del punto de este ojo que se corresponde con la fóvea del ojo derecho, que en correspondencia retiniana normal será la fóvea del ojo izquierdo. De este modo, estamos investigando el ángulo subjetivo, que en correspondencia retiniana normal es coincidente con el ángulo objetivo, que al mismo tiempo está determinando el ángulo de desviación. Así, para hacer esta prueba, es preciso que el paciente tenga correspondencia sensorial normal. En estas condiciones, cristal rojo en el ojo derecho y linterna roja proyectada por el médico, el ojo estudiado es el izquierdo. O sea, el ojo a explorar ha de coincidir con el color de la linterna que el paciente porta en la mano. La separación de las luces, roja y verde da el valor del ángulo de desviación. La prueba se repite en las ocho posiciones diagnósticas. Los resultados se llevan a las gráficas. Para valorar el otro ojo, médico y paciente se intercambian las linternas.

test de Hirschberg

Prueba para determinar el ángulo objetivo del estrabismo. Iluminados los ojos con la luz puntual de una linterna, se observan los reflejos luminosos en las córneas (imagen de Purkinje, dada por la superficie anterior convexa de la córnea). Sobre el ojo director estará situado en el centro de la córnea (contando con el ángulo Kappa). Lo importante es que ambos reflejos sean simétricos. Comparamos el del ojo director con la situación que ocupa el del ojo desviado. Cada milímetro de descentramiento corresponde (a juicio de Julius Hirschberg) a una desviación de 8º. Así, si se sitúa sobre el borde pupilar, la desviación aproximada es de 15º; si está entre el borde pupilar y el limbo, la desviación será de 30º; si queda en el limbo estaremos ante una desviación de 45º.  El cálculo está hecho con una pupila de 4 mm. Este proceder, aunque es sólo aproximado, sigue vigente como único test posible a utilizar en niños muy pequeños.

test de Irvine-Jampolsky

Prueba a utilizar en el diagnóstico de la microtropía. La esencia del test es poner de manifiesto el escotoma de neutralización del microestrabismo, que se extiende desde el “punto zéro” de Jampolsky hasta la fóvea del ojo desviado (“escotoma de Harms”). Se procede así: El paciente fija un test pequeño. A continuación, el médico antepone el prisma de 4D base temporal, primero delante de un ojo y, después, del otro, con el fin de detectar los micromovimientos. En microtropía, el prisma colocado ante el ojo director da lugar a rotación inmediata de aducción de este ojo, en valor equivalente a la potencia del lente prismático, con el fin de llevar la fóvea al punto retiniano sobre el que está recayendo la imagen desviada por el prisma hacia su base. El movimiento de aducción de este ojo se acompaña del conjugado de abducción del otro, en virtud de la Ley de Hering. Por el contrario, cuando anteponemos el prisma de 4D base temporal delante del ojo no fijador no desencadena movimiento alguno debido a que el desplazamiento temporal de la imagen en la retina, provocada por el prisma, ocurre dentro del área de neutralización de “escotoma de Harms”.

El resultado de la prueba, a veces, es difícil precisar si no se cuenta con algún medio de magnificación del movimiento. El mejor método de que disponemos en el momento actual es la video-oculografía asistida por ordenador.

test de Krimsky

Prueba para saber el ángulo objetivo del estrabismo. Indicada en casos de mala fijación del ojo no dominante, en especial ambliopes con fijación excéntrica. Se iluminan los ojos del enfermo con la luz puntual de una linterna y observamos la situación de los reflejos corneales. A continuación, se anteponen prismas de potencia creciente ante el ojo director (base externa en endotropía y base interna en exotropía). Según se aumenta la potencia prismática se observa que el ojo fijador va desviándose hacia la arista del prisma para poder seguir manteniendo la fijación de laluz. Este movimiento se corresponde (en virtud de la Ley de Hering) con otro similar en el ojo desviado. Llega un momento en el que se ve el reflejo corneal del ojo desviado ocupando, con relación al centro pupilar, una posición igual y simétrica a la del ojo dominante. La potencia del prisma que logra este efecto mide el ángulo de desviación.

test de la anestesia

Sinónimo de “Signo de la anestesia”.

test de la cuarta imagen de Purkinje-Sanson

Descrito por Lang en 1984. Prueba de diagnóstico del microestrabismo. Consiste en valorar la situación de la cuarta imagen de Purkinje-Sanson, reflejada por la cara posterior del cristalino (no visible habitualmente), relacionándola con la primera imagen de Purkinje-Sanson o reflejo luminoso corneal. La cuarta imagen de Purkinje es visible cuando se hace fotografía con flash a un paciente con pupila dilatada. Cuando se tiene ángulo Kappa positivo, la cuarta imagen de Purkinje Sanson se aprecia abajo y afuera de la primera, en simétrica situación en ambos ojos. Esta simetría no existe cuando hay microtropía.

test de la mosca

Sinónimo de “Timus Stereo Test”.

test de la rejilla de Amsler

Prueba utilizada para saber si hay lesiones maculares. La carta está formada por líneas horizontales y verticales formando cuadrícula. Si en la mácula hay lesión, estas líneas se perciben deformadas. Cuando existe escotoma central orgánico, éste se sitúa en el centro de la retícula. En ambliopía funcional por microestrabismo, se observa un escotoma excéntrico situado a la izquierda de la retícula cuando el ojo enfermo es el izquierdo, y a la derecha cuando lo es el derecho.

test de Lancaster

Sinónimo de “Test de Hess-Lancaster”.

test de Lang

Test de estereopsis sencillo por su fácil comprensión y por no necesitar poner gafas especiales al enfermo. Utiliza las pruebas de puntos al azar de Julesz. El relieve se obtiene a partir de la diferencia paraláctica de los dos ojos. El test Lang I está configurado por el gato, la estrella y el coche, que responden a agudeza estereoscópica de 1200, 600 y 550 segundos de arco. El test Lang II, en el que aparece el elefante, el coche y la luna en estadio creciente, se corresponde con estereoagudezas de 600, 400 y 200 segundos de arco respectivamente. La estrella que figura en el test, como es percibida monocularmente, puede utilizarse para explicar al paciente la mecánica de la prueba.

test de las bolas de Worth

Prueba para estimar de modo aproximado la agudeza visual de un niño muy pequeño. Consiste en tirar al suelo bolas de colores de diferentes tamaños, cada vez más pequeñas, para ver si las aprehende con facilidad.

test de las cuatro dioptrías

Sinónimo de “Test de Irvine-Jampolsky”.

test de las lentes estriadas

Descrito por Bruno Bagolini en 1958. Prueba no disociante para determinar el estado sensorial: existencia, o no, de supresión y estado de la correspondencia retiniana. Con habitación bien iluminada, y colocada la pareja de cristales estriados en la montura de prueba orientados a 45o en el del ojo derecho y a 135o en el del izquierdo. El paciente normal que fija una fuente de luz puntiforme a través de estos cristales aprecia con cada ojo una raya luminosa que cruza la luz, con dirección perpendicular a las microestrías o rayado del cristal. Con los dos ojos abiertos verá una X luminosa o cruz de ramas oblicuas (cruz de San Andrés), cuyo centro se encuentra sobre la luz de fijación.

Posibles respuestas a aportar por el paciente que presenta estrabismo:

a) Dos haces luminosos cruzando la luz de fijación.

Significado: Correspondencia anómala armónica (frecuente en ángulos pequeños). No obstante, conviene asegurarse mediante cover-uncover test con el fin de detectar la tropia y precisar que en el momento de la prueba no había paralelismo de los ejes oculares.

Si los haces luminosos cruzan la luz de fijación estando los ojos paralelos en ese momento, será expresión de ortotropía con correspondencia retiniana normal.

b) Un solo haz luminoso pasando por la luz de fijación. Será siempre el del ojo dominante.

Significado: Es la respuesta más frecuente en estrabismos superiores a 10º. Revela neutralización del ojo desviado.

c) Percepción de dos haces luminosos que cruzan la luz, con la particularidad de que uno de ellos se interrumpe justo en el momento de cruzarla.

Significado: Se trata de pequeño escotoma de neutralización en un ojo. Es situación habitual en microtropías con correspondencia anormal armónica. También puede observarse en ortotrópicos con anisometropía, correspondiendo el escotoma al ojo con mayor ametropía.

d) Percepción de dos haces luminosos completos con sus centros lumínicos separados, aunque situados al mismo nivel, cruzándose bien por encima del centro luminoso, indicando exotropía, o por debajo, expresando endotropía.

Significado: Puede tratarse de estrabismo (exotropía o endotropía) con correspondencia retiniana normal (el ángulo subjetivo coincidiría con el objetivo), o bien puede ser estrabismo con correspondencia retiniana anómala no armónica. Es infrecuente ver esta situación, ya que en ambas ocasiones lo más común es la neutralización del ojo desviado. Lo que sí indicaría claramente es que estamos ante un paciente que no presenta correspondencia retiniana anómala armónica.

test de las ocho dioptrías

Descrito por Paliaga-Paladini en 1987. Prueba a utilizar para diferenciar la ortotropía de la microendotropía. Para ello se analizan las vergencias fusionales prismáticas buscando la divergencia fusional. El estudio se realiza de cerca a 35 cm, haciendo fijar un test pequeño que motive la atención del niño. Se antepone al ojo que se supone desviado un prisma de 8 D base nasal, comprobando los movimientos que sobre el mismo induce.

  • Si el paciente es normal, se provoca movimiento de divergencia fusional acorde con la potencia prismática (divergencia normométrica). Tanto se anteponga a uno u otro ojo.
  • Cuando hay microendotropía, al poner el prisma ante el ojo enfermo, con mayor frecuencia se encuentraausencia de movimiento de vergencia (57,5%). Menos frecuente se puede apreciar movimiento paradójico de convergencia (26,5%). En contadas ocasiones, al igual que en los normales, puede verse divergencia fusional.

Resumen: Cuando tras situar el prisma en el ojo en el que creemos padece microendotropía, si vemos movimiento de divergencia fusional, lo más normal es que sea un pseudoestrabismo.

test de las post-imágenes

Descrito por Hering. Prueba para determinar el estado sensorial: existencia, o no, de supresión y estado de correspondencia retiniana. Se basa en el hecho de que la proyección al exterior del estímulo luminoso que ha incidido sobre un punto retiniano va a ser realizada en concreta y determinada dirección, “independiente de la situación motora que tenga ese ojo”. El ángulo de desviación que presente el enfermo no interviene en el resultado. Se utiliza una lámpara eléctrica cubierta por pantalla opaca con una hendidura central, interrumpida en el centro por una pequeña zona opaca para evitar deslumbrar la fóvea. El paciente mira con el ojo derecho el centro de la hendidura (el otro ojo cubierto), practicando un destello con la hendidura en posición horizontal. Seguidamente, y de igual forma pero teniendo ahora ocluido el ojo derecho, se provoca otro destello en el izquierdo con la hendidura colocada vertical. A continuación, se pide al enfermo que, sobre una superficie blanca, describa lo que ve. Las respuestas posibles son:

  • Ve una cruz. Indica CRN.
  • Ve dos post-imágenes, vertical y horizontal, desplazadas sin formar cruz. Significa CRA.
  • Cuando hay neutralización, una de las dos post-imágenes no se ve. En casos de fijación excéntrica la prueba carece de valor.
test de las “tres agujas” de Cantonnet (1922)

Sinónimo de “Horoptómetro de Brooksbank”.

test de Marlow

Prueba de oclusión prolongada del ojo dominante durante 3 a 7 días con el fin de conseguir, tras esta disociación completa, la descompensación de heteroforias, especialmente hiperforias. También para visualizar verticalismos y divergencias con incomitancia lejos-cerca no evidenciables en primera consulta. En la actualidad se recomienda no hacer tan prolongada la prueba. Es práctico realizar test de Marlow “suave”, por tiempo de una hora.

test de mirada preferencial

Prueba ideada por Fant en 1965 para determinar la visión de niños de muy corta edad. Sentado sobre la madre, se muestra al niño, a derecha e izquierda, una serie de patrones con diferentes frecuencias espaciales, de rayas blancas y negras calibradas y cada vez más finas (cartones de Teller). Vemos si muestra mayor predilección por mirar este test de franjas estructuradas sobre fondo uniforme u otro testigo sin franjas, de color gris, y que presenta la misma luminosidad y el mismo tamaño. Puede utilizarse antes del año. Es fácil de ejecutar y precisa de mínima colaboración.

A falta de otro procedimiento, es interesante, al menos, para investigar en clínica el desarrollo de la visión del niño. También para ver resultados en cataratas congénitas y en momentos dubitativos de la visión que pueda haber en determinadas patologías oculares y en pequeños con inmadurez cerebral. Tiene poco valor en el diagnóstico de ambliopía funcional

test de motilidad (Kestenbaum, 1961)

Prueba determinante del valor normal en milímetros del desplazamiento máximo del limbo corneal en las diferentes direcciones de mirada: abducción (10mm), aducción (10mm), elevación (6mm) y descenso (10mm).

test de Parinaud

Prueba para explorar la agudeza visual a 33 cm. Consiste en fragmentos de texto cuyas letras tienen el tamaño cada vez más pequeño. Las letras mayores se anotan Parinaud 28. Las más pequeñas Parinaud 2, que pueden ser leídas por una persona normal.

test de relajación

Explora la "posición de reposo sin fijación".

test de retorno elástico

Descrito por Arthur Jampolsky en 1978. Prueba para determinar la elasticidad de un músculo con relación a su antagonista homolateral. Con la pinza se aducciona el ojo, soltándolo a continuación para valorar cómo hace el retorno hacia la posición inicial. Seguidamente se repite la operación pero hacia la abducción. Así se compara la diferencia de retorno entre ambos movimientos.

test de sensibilidad al contraste

Prueba global de la función visual neurosensorial. Esta prueba psico-física permite analizar los distintos componentes del espectro electromagnético en base a su frecuencia espacial o temporal, y al contraste de luminancia. Tiene importancia en la valoración de la transferencia de los estímulos visuales a lo largo de la vía óptica. La normalidad de esta prueba exige que todos los eslabones de la cadena gocen de integridad funcional. La sensibilidad al contraste está presente (de modo rudimentario) a los tres meses, llega a su máximo en la adolescencia (12-13 años) y comienza a decrecer a partir de 50 años en sus frecuencias medias y altas por la miosis senil y pérdida de transparencia del cristalino. En la ambliopía funcional estrábica se afectan sólo las frecuencias espaciales altas. En las alteraciones del nervio óptico y en la ambliopía anisometrópica se alteran todas las frecuencias.

test de versión estática con oclusión

Prueba de versión ideada por Maurice Quéré. Medido el ángulo de estrabismo en posición primaria de mirada (PPM), hacemos fijar un test 30o a la derecha del paciente y 30o a la izquierda, ocluyendo el ojo del lado correspondiente al de la situación del test desplazado. Al desocluir, el ojo debería estar en abducción, y si podemos verlo así la versión habría sido normal. 

Por el contrario, si se encuentra en posición de aducción, indicaría falta de correspondencia motora.

test de Worth

Prueba rojo-verde montada en una caja cerrada con luz interior para determinar el estado sensorial. Presenta en su pared frontal 4 agujeros cubiertos por un cristal de diferentes colores: rojo para el superior, blanco para el inferior y verde para los laterales. El paciente porta gafa rojo-verde. Usualmente, el cristal rojo delante del OD y el verde frente al OI. El test existe en diferentes tamaños para hacer la prueba de lejos y cerca. Al paciente con las gafas puestas se le presenta el test con las 4 luces referidas: una roja, una blanca y dos verdes. El OD, que lleva el cristal rojo percibe la luz roja (que la ve roja) y la blanca (que la ve rosada). El OI, con el cristal verde, percibe las dos luces verdes (que las verá verdes) y una blanca (que la ve verdosa). Como los colores rojo y verde son complementarios, a través del cristal rojo no puede verse el verde y a través del cristal verde no puede verse el rojo. 

Pero la luz blanca sí puede ser vista por los dos ojos (rivalizando el color), fusionada y en visión binocular. De este modo, una persona normal verá cuatro luces: una roja, dos verdes y una de color mezclado entre blanco y rojo (resultado de la fusión de ambos colores por los dos ojos). En patología podemos asistir a las siguientes respuestas:

  • Ver dos luces rojas (supresión del OI que porta el cristal verde).
  • Ver tres luces verdes (supresión del OD que tiene ante sí el cristal rojo).
  • Ver cinco luces (diplopía). 
  • Ver cuatro luces (estrabismo de ángulo pequeño con CRA armónica).
test del cristal rojo

Prueba a manejar en parálisis oculares. Utiliza el “principio de la diplopía”. Se presenta al paciente una fuente luminosa puntual en las diferentes posiciones de mirada. Previamente se antepone un cristal rojo a uno de los ojos, de tal modo que con un ojo ve la luz blanca y con el otro roja. En el caso de verse la imagen fusionada por ambos, se muestra de color intermedio (rosa). Se trata de saber si hay diplopía en alguna de las posiciones de mirada. La prueba se hace a 35 o 40 centímetros. El explorador con su mano izquierda coloca delante del ojo derecho del paciente el cristal rojo, mientras se le hace fijar la luz de la linterna. Primero mirando de frente y a continuación se desplaza la luz a las diferentes posiciones diagnósticas (derecha, izquierda, supradextroversión, infradextroversiónsupralevoversión e infralevoversión). Si el paciente en alguna posición de mirada ve dos luces, blanca y roja, anuncia el síntoma esencial de parálisis oculomotora: la diplopía. En el transcurso del paseo de la luz por todas las posiciones citadas, se habrá de responder en cual de ellas están más separadas. En ese lugar quedará indicada la posición en la que está actuando el músculo paralizado. Para diferenciar cual es el músculo enfermo se investigará el color de la luz que se encuentra en situación más periférica. Será la que corresponde al músculo enfermo.

test del doble prisma de Maddox

Sinónimo “Biprisma”.

test maculo-macular

Descrito por Cúppers en 1956. Prueba que estudia el estado de correspondencia sensorial. Se invita al paciente a fijar con su ojo dominante un punto luminoso, en tanto que el observador contempla el fondo ocular del ojo desviado con el visuscopio, para, seguidamente, empezar a “recorrerlo” con el test de la estrella, pidiéndole diga el preciso momento en el que la luz fijada por un ojo se superpone a la estrella que, con el visuscopio, se está proyectando sobre la retina del otro. En determinado momento haremos que la estrella del visuscopio caiga sobre su fóvea. Si en esta situación el paciente dice ver superpuestas la luz fijada por un ojo y la estrella de visuscopio, indicaría correspondencia retiniana normal. 

La no superposición señalaría correspondencia retinal anómala. En endotropías de ángulo importante es difícil realizar esta prueba.

tiempo de latencia

Referido al movimiento ocular, el que media entre el desplazamiento del estímulo luminoso desencadenante y el inicio del movimiento ocular en su persecución final.

tiempo de reacción

Sinónimo de “Tiempo de latencia”.

timus stereo test

Prueba de estereopsis conocida como “test de la mosca” (Stereotest-House Fly). Carta vectográfica para ser utilizada en visión próxima, en la que están representadas imágenes que buscan la reproducción de disparidad binocular. Para visionarlo son precisas gafas con cristales polarizados. Al ver en visión disociada el pequeño desplazamiento de una imagen con respecto a la otra, da lugar a ligera disparidad aportando sensación de profundidad que podemos medir. Además de la mosca, de gran utilidad para niños muy pequeños, que se les pide toquen el ala observando como el dedo del niño queda alejado del plano de la mosca (estereoagudeza de 3000”), hay otros dos tipos de estereogramas:

  • Stereotest-Circles, basado en el empleo de imágenes (anaglifos), que intentan reproducir la disparidadmediante el desplazamiento de una con respecto a la otra, y que aporta niveles de agudeza de 400” a 40” segundos de arco.
  • Stereotest-Animals, con imágenes de animales y niveles de estereoagudeza de 400”, 200” y 100” segundos de arco.
Tito Lucrecio Caro

99-55 a.C.  Filósofo y poeta. Fue seguidor de la teoría atomista de Epicuro. En  su obra poética “De Rerum Natura” describe:

  • El “mínimum visible” y el “minimum separábile”.
  • Diferencia los conceptos de “mirar” y “ver”. Para consumar el acto de “ver” es preciso “mirar” con atención.
  • Se adelanta a Descartes: “... en un espejo las imágenes rebotan sobre su superficie y vuelven a nuestros ojos con un ángulo igual a de su incidencia” (ley de la reflexión).
tno-test

Descrito por Aschenbrenner en 1954. Prueba de estereopsis. Estudia exclusivamente señales binoculares de disparidad. Es de las más fiables. Consiste en un test duocromo para valorar en visión próxima con gafas rojo-verde. Las tres primeras láminas nos informan si existe o no estereopsis. La cuarta nos indica si hay neutralización en alguno de los dos ojos. Las tres últimas cuantifican la agudeza estereoscópica. El umbral de estereopsis se extiende de 480 a 15 segundos de arco.

tono

Energía potencial de un músculo.

tono de reposo

Sinónimo de “Vergencia tónica”.

tono oculogiro (Maurice Quéré)

Sinónimo de “Vergencia tónica”.

torsión (Duane, 1932)
tortícolis ocular

Posición anormal de la cabeza y del cuello, adoptada para conseguir beneficio visual. Esta situación lleva a considerar las dos formas siguientes:

tortuosidad

Sinónimo de “Estrabismo”. Término arcaico. En desuso. (Ma Teresa Herrera, 1996).

toxina botulínica

Neurotoxina producida por la bacteria anaerobia esporulada gran positiva Clostridium Botulinum, que se aplica para tratamiento de ciertos estrabismos, parálisis oculomotoras, nistagmo, determinadas alteraciones oftalmológicas (blefarospasmo, entropion espástico del párpado inferior, hipersecreción lagrimal) y, también, utilizada en usos cosméticos.

Son dos los tipos de toxina utilizadas en la práctica clínica: la toxina tipo Wisconsin y la toxina tipo Porton Down.El mecanismo de acción de la TBA consiste en inhibir la liberación del neurotransmisor de la placa motora de las terminaciones nerviosas del músculo afecto, la acetilcolina, produciendo una paresia-parálisis muscular flácida transitoria, ocasionando relajación del músculo inyectado y acortamiento del músculo antagonista homolateral.

La clave radica en el tiempo que dura la relajación del músculo que, previo a la inyección, estaba espasmodizado.Cuando el empleo de la neurotoxina se hace en el síndrome de estrabismo, si su efecto es lo suficientemente durable en el tiempo, pueden establecerse nuevas, aunque anómalas relaciones sensoriales, que pueden ser la solución para mejorar la estética de un paciente que, aunque no consiga visión binocular, puede desarrollar un equilibrio recíproco bi-ocular en mejor posición motora. En endotropía se inyectan los rectos medios, en exotropía los rectos laterales.También se ha discutido mucho su interés para evitar la contractura en una parálisis que pudiera ser de larga duración.

Las indicaciones que actualmente dan mejor resultado son:

  • Endotropías congénitas en pacientes menores de 2 años, con ángulo inferior a 40 DP, sin estrabismo vertical.
  • Endotropías parcialmente acomodativas en menores de 4 años con desviaciones de hasta 30-40 DP.
  • Microendotropías que se descompensan tras oclusión.
  •  Endotropías consecutivas, hasta 20 DP.
transducción

Transformación de una forma de energía en otra. Ver “Fototransducción”.

transposición muscular

Técnica quirúrgica consistente en variar la inserción escleral de determinados músculos funcionalmente activos hacia la inserción anatómica del músculo paralizado a fin de suplir su deficiente acción. Se actúa normalmente sobre los dos músculos rectos vecinos al enfermo. Sean los dos verticales para compensar la acción horizontal, o los dos horizontales para compensar el déficit vertical. Se puede hacer “transposición parcial”, o “transposición total”, llevando la totalidad del músculo.

triada de acomodación

Sinónimo de “triada proximal”.

triada proximal

Constituida por:

En esta triada sincinética participan nervios oculomotores y el sistema nervioso autónomo.

tróclea

Tubo corto fibrocartilaginoso de unos 5,0 mm de largo, a veces osificado, e insertado en una pequeña depresión del hueso frontal, llamada fosa troclear. El tendón del músculo oblicuo superior, antes de insertarse en el globo ocular, lo utiliza como “polea” de reflexión.

trombosis del seno cavernoso

Enfermedad con frecuencia de naturaleza infecciosa bacteriana procedente de la piel de la cara, oído medio, senos paranasales, nariz, dientes etc. La afección se produce por flebitis o tromboflebitis de etiología infecciosa o por embolia séptica. Los gérmenes más frecuentes son el estafilococo y el estreptococo. Cursa con proptosis, tumefacción palpebral, congestión conjuntival, celulitis orbitaria, dolor periocular y oftalmoplejia. Pueden afectarse cualquiera de los pares craneales que lo atraviesan, pero el de mayor frecuencia es el VI. También hay hipoestesia corneal y en el territorio facial de la primera rama del trigémino. Son frecuentes los siguientes signos clínicos generales: cefalea, náuseas, fiebre, y hasta llegar a sepsis generalizada. Esta enfermedad puede ser mortal. El tratamiento es mediante antibióticos por vía endovenosa.

tropia

Vocablo abreviado del término “Heterotropia”.

tropicamida (c17h20n2o2)

Antimuscarínico de tipo sintético. Su instilación usado al 1% provoca midriasis y cicloplejia, siendo estos efectos muy rápidos y fugaces. Instilando una gota, y repetida a los diez y veinte minutos, se obtiene un efecto aceptable a los 30-45 minutos. Habitualmente la recuperación es buena a las 12 horas. No suele presentar efectos secundarios de tipo sistémico.

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates