Web del
Doctor José Perea

Motilidad Ocular  y  Estrabismos
Investigación y Docencia

nervio óptico

Buscar Términos dentro del Diccionaro (puedes emplear expresiones regulares)
Empieza por Contiene la palabra Término ExtacoSuena como
Todos A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Término Definición
nervio óptico

Nervio producto de la confluencia de axones de las células ganglionares de la retina. Lo conforma millón a millón y medio de fibras, que, tras emerger de la papila, atraviesan la lámina cribosa escleral para continuar mielinizadas a partir de aquí. La mayoría de las fibras nerviosas (90%) van a constituir la vía óptica principal, que tiene como dirección el cuerpo geniculado externo, en tanto que el 10% restante formarán la vía óptica secundaria con otros destinos. Con forma sinuosa de convexidad interna en su porción anterior y convexidad externa en la posterior, se dirige al fondo de la órbita, atraviesa el canal óptico tallado entre las dos raíces del ala menor del esfenoides y ya dentro del cráneo, en longitud de 10 mm, el nervio óptico, se dirige hacia detrás y adentro hasta el ángulo anterior del quiasma óptico.

Nervio producto de la confluencia de axones de las células ganglionares de la retina. Lo conforma millón a millón y medio de fibras, que, tras emerger de la papila, atraviesan la lámina cribosa escleral para continuar mielinizadas a partir de aquí. La mayoría de las fibras nerviosas (90%) van a constituir la vía óptica principal, que tiene como dirección el cuerpo geniculado externo, en tanto que el 10% restante formarán la vía óptica secundaria con otros destinos. Con forma sinuosa de convexidad interna en su porción anterior y convexidad externa en la posterior, se dirige al fondo de la órbita, atraviesa el canal óptico tallado entre las dos raíces del ala menor del esfenoides y ya dentro del cráneo, en longitud de 10 mm, el nervio óptico, se dirige hacia detrás y adentro hasta el ángulo anterior del quiasma óptico.

Nervio producto de la confluencia de axones de las células ganglionares de la retina. Lo conforma millón a millón y medio de fibras, que, tras emerger de la papila, atraviesan la lámina cribosa escleral para continuar mielinizadas a partir de aquí. La mielina favorece la conducción aumentando su eficacia y velocidad. La mayoría de las fibras nerviosas (90%) van a constituir la vía óptica principal, que tiene como dirección el cuerpo geniculado externo, en tanto que el 10% restante formarán la vía óptica secundaria con otros destinos.

El nervio óptico, en su porción intraorbitaria presenta de 3,0 a 4,0 mm de diámetro y 25 a 30 mm de longitud. Con forma sinuosa de convexidad interna en su porción anterior y convexidad externa en la posterior, se dirige al fondo de la órbita en el interior del “embudo muscular” constituido por los cuatro músculos rectos y, en longitud de 7,0 mm, atraviesa el canal óptico tallado entre las dos raíces del ala menor del esfenoides. A este nivel entra en contacto con la arteria oftálmica, que se encuentra inmediatamente por debajo y lateral al nervio. La distancia que hay en línea recta desde el polo posterior del globo hasta el canal óptico, es bastante menor que la longitud del nervio a este nivel, y esto permite sin problemas la posibilidad de amplios movimientos del globo ocular. En su porción intraorbitaria presenta vecindad con ramas de la arteria oftálmica: arteria lagrimal, arteria central de la retina, arteria supraorbitaria y arterias ciliares, así como con el drenaje venoso, y algunos nervios, en particular con la rama superior del III par y el nervio nasociliar.

Merece especial mención el ganglio oftálmico o ganglio ciliar, adosado al nervio óptico en su cara externa, a unos 15 mm del polo posterior del ojo y a 8,0 mm del vértice orbitario.

Tras atravesar el canal óptico (canalis fasciculi optici), ya dentro del cráneo, en longitud de 10 mm, el nervio óptico, con morfología aplastada, se dirige hacia detrás y adentro hasta el ángulo anterior del quiasma óptico. En este lugar se queda inmerso en el espacio subaracnoideo. El nervio óptico está recubierto por las tres vainas meníngeas (vagina fasciculi optici): duramadre, aracnoides y piamadre. El espacio entre la piamadre y la aracnoides contiene líquido cefalorraquídeo, en continuidad con el intracraneano. Anatómicamente el nervio óptico, al estar envuelto por las meninges encefálicas y no tener vaina de Schwann sus fibras, estructuralmente es más parecido al cerebro (sistema de fibras blancas del encéfalo) que a un nervio periférico. Parece como si fuera una prolongación de él.

 

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates